sábado, 1 de marzo de 2008

Si hubiese jugado ajedrez... Jorge Luis Borges




Bibliotecario, autodidacta, ultraísta, literato, poeta, ensayista, escritor de cuentos, políglota, agnóstico, charlista, fabulador, metafísico. Comunista en su juventud. Nihilista, antiperonista, conservador, pacifista, anarquista, antidemocrático, panegirista, adulador: de golpistas, detractor de golpistas. Anacrónico, paradójico. Hombre de sucesivas y contrarias lealtades. Siempre igual así mismo. Ernesto Sabato lo distingue como poeta arbitrario, genial, tierno, relojero, débil, grande, triunfante, arriesgado, limitado, temeroso, fracasado, magnifico, infeliz, infantil, inmortal.


“Mi vida de hombre es una serie imperdonable sucesión de mezquindades”. Jorge Luis también afirma- “El mundo desgraciadamente es real; yo, desgraciadamente, soy Borges” - Le interesan los griegos, descubridores del dialogo y la duda. “El laberinto es un símbolo evidente de la perplejidad y la perplejidad ha sido una de las emociones más comunes de mi vida”. Admirador de la salamandra; tan fría que apaga el fuego. Sus detractores dicen que es un ser de enceguecedora egolatría, marginado de la sociedad. Él se defiende “No me disculpan por mis convicciones”.

Asegura que el único error de los ingleses es haber inventado el fútbol. “Yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica”. Dice hallarse “jamás solo”. “Toda mi obra es autobiográfica. Conté mi vida disfrazándola, tratando de crear mitos, enmascarándola. “Absuelto de las mascaras que he sido, seré en la muerte mi total olvido”. “He sido Homero; en breve seré nadie,como Ulises en breve seré todos, entre muertos”

Se le explica al poeta al nombrarle palabras deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las preguntas y de sus repuestas.


Ajedrez

Donde un hombre se prueba y antes de que entren en la batalla; nadie sabe quien es. El ajedrez es uno de los medios que tenemos para salvar la cultura, como el latín, el estudio de las humanidades, la lectura de los clásicos, las leyes de la versificación, la ética. El ajedrez es hoy reemplazado por el fútbol, el boxeo o el tenis, que son juegos de insensatos, no de intelectuales.

Tablero.

Ámbito para comprender las paradojas, interrogar y responder.

Los trebejos.

Las piezas de marfil son tan ajenas al abstracto ajedrez como la mano que las rige. Quizá el destino humano de breves dichas y de largas penas es instrumento de otro. Lo ignoramos, darle nombre de Dios no nos ayuda. Vanos también son el temor, la duda y la trunca plegaria que iniciamos.

Pensar.

Como analizar, inventar, son la normal respiración de la inteligencia.

Retentiva.

Si recordáramos todo no seríamos capaces de imaginar nada. Es benéfico que nuestra memoria sea corta, precisamente por eso la mente puede imaginar. El olvido es lo más valioso de la memoria.

El tiempo.

El tiempo juega un ajedrez sin piezas.

Evolución, jugar cada vez mejor

Sí, son favorables los astros se puede lograr no la sencillez, sino la modesta y secreta complejidad. Un laberinto de símbolos Dédalo de tiempos. el riesgo de la ansiedad de la mente que quiere conocer demasiado, o de quedar al margen de la vida.

Arte.

El arte es esa Ítaca. De verde eternidad, no de prodigios. También es como el río interminable Que pasa y queda y es cristal de un mismo Heráclito inconstante, que es el mismo Y es otro, como el río interminable.

Ajedrecista.

Antropófago hambriento, ser que mira y es mirado, albedrío sujeto a un rito eterno.

Las papeletas.

Todo lenguaje es un alfabeto de símbolos cuyo ejercicio presupone un pasado que compartimos. Son las huellas de nuestro paso, anotaciones, código de señales, para mirar atrás, para seguir adelante; retornar con memoria.

Análisis

Lo que vieron mis ojos fue simultáneo, lo que transcribo sucesivo. "el arte sucede". El arte ocurre y no puede ser explicado. Pero disfrutamos mucho explicándolo. El análisis es un pasatiempo.

Imaginación.

Abrir sus compuertas, después hacer uso de la lima.

Opinión.

Las opiniones cambian tanto; uno mismo cambia tanto con el tiempo, y no debería juzgarse a nadie por una opinión. Es lo menos importante, lo más banal, lo más pasajero y efímero.

“La inmortal”

Ser inmortal es baladí; menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte.

Vargas Llosa.

No lo conozco, tengo referencias que me lee en secreto.

Neruda.

Mi antípoda. Jorge Guillén. Me parece el mayor poeta de la lengua española.

Alejandro Xul Solar

Creo que uno puede simular muchas cosas, pero nadie puede simular la felicidad. En Xul Solar, se sentía la felicidad: la felicidad del trabajo y, sobre todo, de la continua invención. Xul vivía recreando el universo. Lo recreaba en cada momento. Creo que los teólogos dicen que el estado del mundo es una perpetua creación. Invento un juego, una suerte de ajedrez, más complicado -como el diría más “pli”, porque en lugar de complicado decía “pli”. Un ajedrez más “pli” y quiso explicármelo muchas veces.

Pero a medida que lo explicaba, comprendía que su pensamiento ya había dejado atrás lo que explicaba, es decir que al explicar iba enriqueciéndolo y por eso creo que nunca llegué a entenderlo, porque él mismo se daba cuenta de que lo que él decía ya era anticuado y agregaba otra cosa. En cuanto lo había dicho, ya era anticuado y había que enriquecerlo.


¿Divaga su mente durante la partida?.


Pasa, que estoy inventando la partida que juego.


Entrenamiento.( Sangre sudor y lagrimas)


Necesitamos gente didáctica, sensible. El único placer básico es el conocimiento.


La derrota

Me satisface, por que secretamente, me sé culpable.

Buenos Aires.

Nací en una ciudad que también se llamaba Buenos aires.

Biblioteca

Una paradoja estremecedora y es que una biblioteca está hecha de libros que deben ser leídos, libros que los bibliotecarios no podrán leer. Yo continúo comprando libros. No puedo leerlos, pero la presencia de los libros me ayuda... esa gravitación silenciosa, sentir que están ahí...

Olvidarse de los autores viejos.

Es necio decretar la abolición del pasado, construir una muralla. Todos los libros responden a la necesidad de la conciencia del hombre. Siempre recurro a libros olvidados, son una idea que retorna a través de la edades. Incluso al leer; “El tamaño de mi esperanza”.El amor."Si no me hubieran dicho que era amor, habría pensado que era una espada desnuda." La cita es de Kipling, la atribuye a un poeta hindú.

Aventura amorosa.

La aventura de una palabra es igual de importante, es mucho más larga, ¿no? ¡Dura siglos!

Infortunio.

Existe y debe transformarse en otra cosa... Esa cosa es el arte.


¿Toda obra de arte es una confesión?


Claro, ahora es mejor que no se note y que sea aceptado como una invención.

Felicidad.

He cometido el peor de los pecados, no he sido feliz. Que los glaciares del olvido me arrastren y me pierdan, despiadados. Mis padres me engendraron para el juego arriesgado y hermoso de la vida, para la tierra, el agua, el aire, el fuego. Los defraudé. No fui feliz. Cumplida no fue su joven voluntad. Mi mente se aplicó a las simétricas porfías del arte, que entreteje naderías. Me legaron valor. No fui valiente. No me abandona, siempre está a mi lado la sombra de haber sido un desdichado.

Filosofía.

Aristóteles ha escrito que el origen de la filosofía era el asombro. Yo me asombro de las cosas, como un niño.

Realidad.

Conjunto de percepciones. Me sumerjo en las pesquisas del sueño.

El arte del ajedrez..

Una noción de belleza que intentamos hacer coincidir con nuestra verdad, como un proyecto que nace de nuestra autenticidad. Un apoyo a la memoria.
Es una clausura, pero, es también una liberación, Soledad propicia a invenciones, una llave y una álgebra.

Intuición.

Un séptimo sentido, como el tacto de los ciegos.

Gran Maestro.

Uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende. uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy.

¿Los ajedrecistas se hacen solos?

¿Quien lo dijo?

López Micheone

¡Nadie, es mas odiado que yo!.

Buenos momentos.

Tomate las cosas con muy poca seriedad, la vida está hecha solo de momentos, no te pierdas el de ahora.


Venganza.


La venganza es un error, no sirve de nada la venganza. El pasado no se modifica, y entonces ¿para qué? Los hombres vengativos para mí tienen algo de femenino. La gente vengativa no es gente fuerte. El olvido es lo único, y el olvido al mismo tiempo es una forma de perdón, porque si se perdona y se recuerda no se perdona del todo. Si usted le perdona a una persona algo y está pensando todo el tiempo en la ofensa, no es verdad que perdono.


¿En cuál de sus historias le parece que usted está más presente de una manera consciente?


En todas ellas. Aun en las fantásticas porque en ellas me siento más cómodo. Estoy narrando una historia que sucede en otra época, en otro país, puedo soltarme. El lector no tiene por qué suponer que hay allí nada personal. En cambio si estoy hablando de un hombre de ahora y lo describo parecido a mí, el lector puede rastrearme a mí mismo y yo me inhibo.

¿Le interesa la ciencia-ficción?


Sí, pero lo mejor creo que es.  Los primeros hombres en la luna, La máquina del tiempo. El hombre invisible, La isla del doctor Moreau.

Envejecer.  

Noto que estoy envejeciendo, unsíntoma inequívoco es el hecho de que no me interesan o sorprenden las novedades, acaso porque advierto que nada esencialmente nuevo hay en ellas y que no pasan de ser tímidas variaciones. Cuando era joven, me atraían los atardeceres, los arrabales y la desdicha; ahora las mañanas, el centro y la serenidad. Ya no juego a ser Hamlet. Me he afiliado al partido conservador y a un club de ajedrez, que suelo frecuentar como espectador, a veces distraído

Borgues me dice:  Bueno, ¿qué otra cosa quiere saber?

Su pasatiempo.

Imaginar que hay un laberinto y un hilo, el insomnio; y dictar mis sueños. "Oh, muerte, ven callada, como sueles venir en la saeta..." La cita no es mía.¿ Quizás de quien me escribe? Un día, en el sueño del poeta que soñaba, el soñado se despertó y añoro: Si pudiera, comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño. Contemplaría más amaneceres y jugaría con más niños.


Las exequias del poeta fueron al otro día.





Idea y recopilación.
Dr. Gabriel Capó Vidal.




http://www.youtube.com/watch?v=srsAvjSFPxM&NR=1